Cuando nos damos a la tarea de crear nuestra marca y en específico nuestro logotipo, debemos enfocarnos siempre en la comunicación que irá dirigida a nuestro público, en las guías anteriores abordamos aspectos de comunicación, en esta nos centraremos específicamente en el tema de color y su impacto emocional y en la toma de decisiones de compra de nuestros potenciales clientes, por ello la selección de los mismos debe ser cuidadosa y estratégica. Si no eres diseñador o trabajas con alguno y quieres aportar ideas de valor esta guía te servirá para comenzar con una marca fuerte o un diseño que sea funcional para tus objetivos.

El color es una característica visual y creativa que puede hacer que cambie la significación total del logotipo o pieza gráfica que hagamos.El color afecta al ser humano dependiendo de la longitud de onda, es decir, que cada color afecta directamente los mecanismos oculares para producir sensaciones y emociones de las cuales nosotros como emisores debemos ser conscientes.
Al saber qué sensación produce podemos caracterizar el tipo de producto, logo o pieza para que de este modo desprenden estas sensaciones vinculadas y estudiadas de cada color.
Podemos definir al color como la apreciación subjetiva de quien lo recibe es decir, como una estimulación respuesta que se percibe a través del sentido de la vista.

La aplicación del color en las marcas es una de las características más importantes a tener en cuenta por la función psicológica que lleva aparejada.
A simple vista el color puede servir para llamar la atención o para decorar los objetos, no obstante las sensaciones y emociones que un color puede llegar a causar en la persona que recibe el mensaje puede influir en su toma de decisión.
En la pintura, la fotografía y el diseño gráfico las reglas del color se aplican en base al criterio objetivo y subjetivo realizando un estudio de mercado y observando las emociones que puede llegar a sentir el receptor al captar los distintos colores. Los colores y la combinación armónica entre luces y pigmentos, hacen de la cualidad semántica un regocijo para muchos y objeto de placer para otros.